jueves, 28 de agosto de 2014

OJO, Llamadas de extorsión a Hoteles Nice en México DF

Esta es una historia de la vida real, sufrida por un servidor hace ya algunos meses. La comparto para que estén alertas en caso de sufrir una situación similar:

Hotel: Holiday Inn DF - Hora: pasando la media noche
Yo, durmiendo de borracho (demasiado vino tinto)
Entra llamada a mi habitación. (NADIE SABÍA DONDE ME HOSPEDABA, ACLARO)

ELLOS: - ¿Habitación 218?
YO: (MEDIO DESPERTANDO) No, ésta es la 228

- Mire, le hablamos de la recepción; somos de la PGR y estamos realizando un operativo contra el narco.

- (DESPABILANDO) ¿En qué puedo servirle?

- Lo que pasa es que nuestros servicios de inteligencia indican que hay 5 narcos en el hotel. Vamos a implementar un operativo. Para ahorrarle la molestia de entrar a su habitación, sólo necesitamos que nos indique su ocupación, de qué lugar viene y a qué vino al DF; sólo para verificar que usted es una gente de bien. (OMINOSO) Y si nos cuelga durante nuestra entrevista, LA consideraremos sospechosA y subiremos por usted.

*NOTA: para los que nunca han escuchado mi voz, es muy engolada, y aguda, como de señorita mal correspondida... y más por teléfono*

YO: Soy periodista, del Estado de México y vine a ver al doctor.
- ¿Pues qué no hay médicos en donde vive?
- Me atiendo en Médica S. Vine a hacerme una tomografía
- Ah, ¿y viene solA?

*me entra el pánico, ya no estoy borracho*

YO: ¿Qué no tienen esos datos en la recepción?
ELLOS: Sólo estamos verificando datos. ¿Tiene su celular a la mano, "señoritA"?

YO: Sí, deje voy por él.

Entonces salgo descalzo, despeinado, (sin colgar el teléfono) y así como estaba arropado (me dormí con la ropa puesta, por fortuna) y bajo a recepción; esperando encontrar a la AFI, LA PFP Y el SWAT con sus armas ya "lock and loaded" .

Pero no había nadie, sólo una recepcionista medio desvelada y con los ojos enrojecidos. Le comenté la situación y me dijo que simplemente hiciera caso omiso de la llamada y que dejara descolgado el teléfono.

Así lo hice, regresando a mi habitación, lleno de dudas.

Pregúntome yo: ¿Qué habría pasado si hubiera seguido el juego de la llamada del supuesto "jefe de comando"?

Mucho ojo amiguitos, hasta (y principalmente) en los hoteles nice, pasan estas llamadas de extorsión y secuestro.

lunes, 25 de agosto de 2014

Sor Juana Dark

Ella siempre quiso saberlo todo, moderna y femenina versión de Fausto; lo malo es que le sería concedido su deseo no por el precio de su alma, sino el de su razón misma. Brianda era una chica de actitud oscura, y de una clase media ya tendiente a la baja; su padre era un médico de modesta fama (a punto de encarar una demanda por negligencia), y su progenitora una contadora (a punto del despido de una tienda departamental, por llevar dobles libros).

— La única herencia que te podremos dejar, será una buena educación— decía  su padre mientras se rasuraba con su navaja de barbería, y al mismo tiempo pensaba seriamente en cortarse las venas.

— El dinero se termina, pero el conocimiento es una inversión que reditúa a largo plazo— pontificó su madre, después de darle un beso de despedida y antes de darse a la fuga.

Tal vez por todo lo anterior Brianda mostraba un comportamiento introspectivo y meditabundo (sus padres la modelaron de esa manera, y ella ya venía con un bagaje genético que se acopló perfectamente a las circunstancias en que vivía).

— Si las reencarnaciones son ciertas, entonces tal vez yo fui Sor Juana en otra vida— fantaseaba la gris joven, en el medio de su gris y monótona vida, que estaba a punto de despeñarse en el vórtice del desastre.  “Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón”… declamaba en silencio, sin articular sonidos.

— En todo, caso, yo sería la Anti-Décima Musa – se dijo a sí misma, mirando en el reflejo de un aparador cercano su vestimenta oscura, misma que acostumbraba usar desde que adoptó la actitud “darketa” al término de la escuela secundaria.

— Lo que te hace falta es un buen revolcón – le decían las amigas más cercanas, alarmadas de los estados semiautistas en que luego se enclaustraba Brianda.

Tal vez si la joven hubiera aceptado el noviazgo que le ofrecía aquel muchacho de cara triste (compañero de la escuela), ella no habría caminado sola por ese parque lleno de jipis posmodernistas, que buscaban la iluminación entre las briznas del humo de sus cigarros, forjados en una hierba prohibida; pero Brianda anduvo sin compañía por ese lugar, y entre las veredas se topó con un hombre aparentemente charlatán que le leería la mano a cambio de unos pesos. “No le saques, no le saques, te digo La Verdad…”

— Se nota que estás pasando por broncas muy gruesas, chava… ¿Qué es lo que buscas realmente? – Le preguntó aquel quiromante con genuino interés, justo después de leer su mano.
— Quiero saberlo todo – respondió ella, enfática.
—  ¿Todo? ¿Por qué?
— Por que no tengo otra cosa qué hacer, tal vez; o porque no tengo otro remedio… para saber dónde demonios estoy parada.
— “El amor es la respuesta a todas las cosas” – argumentó el hombre, sometiendo a prueba a su clienta.
— Eso que me dices está basado en un lugar común, mi estimado… guárdatelo para los ingenuos que quieran respuestas sencillas– dijo Brianda.
— A veces la verdadera Verdad es demasiado insoportable – replicó el otro, mirándola fijamente.
— Creo que puedo llevar el peso de ella sobre mis hombros – aclaró la chava, sin dudarlo.
— Así sea entonces… (Dijo él, colocando la palma de su mano sobre la de ella y luego retirándola) Tal vez allá (señaló una librería cercana) encuentres una respuesta… Y son cien pesos — finalizó.

Brianda se incorporó, sin darle la menor importancia a los comentarios del hombre que leía a cambio de unos billetes, el futuro escrito en las manos; luego caminó rumbo a la fuente más cercana, donde la estatua de un par de alertos coyotes velaba los sueños alucinógenos de los ocupantes de los sicodélicos jardines dispuestos en derredor.

Y al apoyar las manos sobre el granito de la fuente, Brianda se dio cuenta. Al principio pensó que era el calor de la piedra lo que le hizo retirar las manos de manera casi automática; pero el día era más bien nublado, así que no habría manera de que el sol hubiera calentado la sólida superficie de la estatua. Se frotó las manos debido a la sensación sufrida hacía unos segundos, y al mismo tiempo supo toda la historia detrás de esa fuente, de todas y cada una de las vidas cuya fuerza de trabajo se había concretado en esa construcción en particular; de hecho, recordó que había una copia exacta de esa misma varios kilómetros más adelante, en una transitada glorieta. Lo curioso del asunto es que hacía años que no se paraba en ese rumbo… ¿por qué acordarse ahora, en este preciso momento, que había dos ejemplares de la misma fuente en diferentes lugares?

Brianda comenzó a sentirse acalorada; tal vez era el abrigo de terciopelo negro que traía encima de sus ropas lo que estaba provocándole esa sensación abrasadora tan molesta que le recorría todo el cuerpo; o a lo mejor era la pequeña pastilla de éxtasis que había colocado bajo su lengua hacía casi cuarenta minutos, antes de llegar al parque. Sin darse cuenta, la chica se encaminó hacia la librería que anteriormente le señalara el adivino. Refugiándose en la sombra, tal vez encontraría un poco de alivio.

Al traspasar el umbral, Brianda recibió el aire acondicionado con deleite, y con un suspiro, paseó su vista entre los diversos libros del local. “Tantos títulos, tan poco tiempo”, se lamentó. Caminó entre los pasillos evitando tocar a la gente (que ahora le daba asco sobremanera, más de lo usual); pero no fue sino hasta que los dedos de sus uñas esmaltadas de negro rozaron sin querer un tomo fuera de su lugar, cuando la asaltó de nuevo aquella sensación de ardor, que provenía precisamente de aquella región de su piel que había estado en contacto físico con el impreso. La joven desandó el camino y observó fijamente el libro que en particular le había quemado.

— ¿Es bueno? – Preguntóle a Brianda una señora de edad, que tomó entre sus palmas, con toda naturalidad, aquel montón de hojas impresas.
— Presenta un punto de vista bien documentado sobre la caída del Tercer Reich, pero el autor lo que busca en realidad es… explotar el morbo de la gente alrededor de las atrocidades cometidas en los campos de concentración— informó Brianda sin dudar.
— Caray, usted hace que el tema suene tan interesante, jovencita – dijo la señora, llevándose el tomo – Gracias por la información.

Mientras la viejecita se alejaba rumbo a la caja, un temor comenzó a generarse en la boca del estómago de Brianda; ¿cómo podría ella saber de qué trataba un libro que nunca había leído, cómo podría hacer una crítica tan precisa sobre las verdaderas intenciones del autor, si nunca había oído hablar de éste? Cerró lo ojos y pensó “debo haber escuchado todo eso en alguna parte”, refiriéndose a la sinopsis crítica que acababa de realizar de manera tan espontánea, hablando como si fuera una experta en el tema. La resequedad de su boca comenzó a hacerse más y más molesta, por lo que se dirigió a la cafetería del lugar a comprarse una botella de agua, de la reconocida y elitista marca conocida como “naive”.

Cuando recibió el cambio de un cajero indiferente en apariencia, al breve contacto con las manos de éste (previa sensación flamígera), ella pudo ver en un instante el pasado y presente del individuo; supo que ese joven de bigotito incipiente venía de una familia tan mediocre como la de ella, que su sueño era convertirse en poeta maldito, y lo mejor, que él la había deseado desde el primer momento en que la vio. “Tal vez el hombre que leyó mi mano me transfirió algún tipo de poder de lectura, o algo así”, pensó, divertida.

Brianda colocó su mano sobre el mantel de cuadritos de la mesa en donde se encontraba sentada, y de inmediato supo de la armonía de fuerzas que reinaba entre los átomos que conformaban la tela; armonía que evitaba que aquel retazo de algodón coloreado no explotara cual bomba nuclear, borrando del mapa no sólo a aquel parque lleno de jipis pus‑modernos, sino a toda la ciudad (donde se encontraban a su vez las dos fuentes de coyotes vigilantes). Y eso que siempre había sido muy mala en física de partículas.

Absorta se encontraba descubriendo las maravillas del movimiento aleatorio de las moléculas de su botella de agua cuando se le acercó un niñito indigente a todas luces indígena para pedirle unas monedas; para mala suerte de Brianda, el pequeño había llamado su atención poniendo insistentemente sus dedos sobre la mano de la joven, por lo que ella en un instante supo de una historia más desgarradora que cualquiera de las que se hayan presentado en cualquier reality show de la televisión; el niño provenía de una familia de inmigrantes guatemaltecos cuya aspiración a una vida mejor había acabado por estrellarse en la pared de la crisis económica. Inclusive pudo ver el futuro que esperaba a ese pequeño pordiosero, muriendo adentro de una coladera dentro de tres años, asfixiado con la bolsa donde aspiraría cemento por última vez.

— A veces La Verdad es demasiado insoportable — le había advertido el quiromante.

Brianda salió tan rápido como el decoro se lo permitía (había que guardar un poco las apariencias al menos), y se encaminó en busca del hombre que tan arteramente la había traspasado aquel don, que comenzaba a tornarse verdaderamente en una maldición. Mientras llegaba al otro lado del parque, donde quiera que sus manos se posaran, sufriría aquella sensación de quemadura previa al conocimiento del objeto que tocara, sin importar que tan anodino e insulso fuera: un poste que fue pintado por un hombre cuya esposa lo abandonó por el jefe de éste; una reja cuyo metal provenía de una fábrica propiedad de un hombre adicto a la cocaína; la hoja de una planta que sintetizaba luz solar en sustancias azucaradas; moléculas del aire contaminadas con smog proveniente de un auto que pagó cohecho para pasar la verificación; ondas hertzianas invisibles que transmitían mensajes eróticos escritos para teléfonos celulares… para cuando Brianda llegara a donde consultara al adivino, éste ya se había retirado; en su lugar se encontraba un policía montado. Ya no había manera, al menos por ese día, de deshacerse de aquella molesta facultad que la habían impuesto; mortificada, en un movimiento inconsciente, iba a llevarse una mano a la frente, pero de inmediato se detuvo, pues al breve contacto de sus manos estaría a punto de conocerse a sí misma y eso la asustaba más que nada en el mundo.

Aunque después de todo, Brianda, la pequeña Sor Juana Dark, ya no tenía nada que perder; su mundo estaba a punto de resquebrajarse, como una pista de hielo que se rinde ante la presión ejercida en exceso,  como si no hubiera tierra firme que la sostuviera y las lozas del piso comenzaran a precipitarse en una cascada suspendida en el vacío… con un par de progenitores fracasados (además de mediocres, cobardes, y corruptos hasta la médula de los huesos)… y una incipiente juventud que se le estaba yendo de las manos a la velocidad de un día a la vez.

Entonces la muchacha tomó plena conciencia de que se encontraba en un parque lleno de jóvenes igualmente desesperanzados, todos embarcados en un viaje más de fuga que de auto conocimiento; la diferencia es que ellos recurrían a una planta ancestralmente conocida, y ella a un moderno producto químico, sintetizado en laboratorios clandestinos… “Al menos yo estoy más actualizada”, se dijo a manera de consuelo.

Así que la joven que todo lo sabría al toque de sus manos, tocó su propia frente, soportando el intenso ardor que literalmente le abrasaba las palmas; vio su propio cráneo como retratado por rayos equis, la masa rosada de su cerebro palpitante, y la corriente de energía que circulaba a través de sus neuronas… cerró los ojos tratando de convertir en palabras aquel fluido químico eléctrico aparentemente caótico, y poco a poco escuchó a su propia voz interior recitar una especie de monólogo en tercera persona, reflejo del reflejo de la información que circulaba de su frente a sus manos: “Ella siempre quiso saberlo todo, moderna y femenina versión de Fausto; lo malo es que le sería concedido su deseo no por el precio de su alma, sino el de su razón misma…”

 FIN

miércoles, 20 de agosto de 2014

Ending Guilty - Desperate Housewives Soundtrack



Mi lugar en este mundo no está al lado de los sonrientes, ni de los optimistas; está con los sufrientes, los dolientes, los que viven en llanto y rechinar de dientes... los que se rebelan y revelan en el minuto 2:57 de este score, porque es en ese preciso momento cuando la verdad es develada, los secretos inconfesables salen a la luz; es entonces cuando los papeles se invierten y la víctima supuesta, el eterno tonto de la colina, se levanta y reclama en un grito violento el trono que le fue arrebatado con sangre.

Amor, Amor, Amor...

Nunca he podido entender esa regla no escrita de la empresa (o mejor dicho, obsesión mercadotécnica) de usar la palabra "amor" (o sus derivados) en los nombres de todas las novelas... contadas son las que se salvan. Recuerdo una con un título muy padre "El Manantial" y como añadido entre paréntesis la frase (Amor, Amor, y más Amor).

Si mal no recuerdo, la que se llamaba "A mil por Hora" se le tuvo que poner "Primer Amor a Mil por Hora"; luego a "Clase 406" los ejecutivos querían cambiarle a "El Amor llegó a la Clase 406"; okey, lo que se venden son conflictos de formación de pareja heterosexual pero... luego hasta se confunde uno de qué historia se habla, caray.

De hecho, el CD de promoción de 1erAmor se tuvo que reimprimir por órdenes del alto mando, pues el logo que representaba "velocidad" (una espiral en movimiento) no entrecruzaba las curvas para formar un corazón flechado...

Otro caso fue el refrito de "Verano del 98" de Cris Morena, que en el remake se tituló como "Verano de Amor"... an so on.



MEMORIAS 3 de la Fábrica (parte 1)



Hablemos de temas menos polémicos: ¡Cuentos de Hadas!

¿Qué pueden tener de controversiales? ¿Su origen pagano? Aparte de eso y su proceso de dulcificación desde Disney, se ha escrito bastante al respecto.

En realidad, sólo recordaba aquella ocasión en la que, estando de visita en una locación en Coyoacán, me hice el aparecido en el tráiler de la UCR (launidad de control remoto, o séase la sala de control portátil)...

...y me encontré que mientras en la zona de grabación los asistentes de dirección y de cámaras estaban atentos al desarrollo de la escena, en la cabina el director de escena dormitaba a causa del mal del puerco:

¡Y que uno de los ingenieros de video estaba checando una peli triple equis en uno de los monitores, así, a todo volumen sin pudor! Mientras en la pantalla de al lado la protagónica le contaba a las haditas sus desdichas de haberse enamorado del príncipe la mansión. Obvio la actriz hablaba al aire, las haditas se añadirían en postproducción, En el aire de la cabina se respiraban otros aromas.

Desde entonces jamás he podido borrar de mi cerebro la frase "Sexy Cuentos de Hadas."

Sé que las grabaciones son muy pesadas, que todos requerimos salir de la rutina y el encierro asociados a la cabina de control... pero bueno, cada quien tiene sus trucos para combatir el tedio de la toma 12 de la escena 23 del cap 214.

Lo malo es que con las nuevas tecnologías se puede ver desde el MAM (los Monitores Maestros en Santa Fe, San Angel y Chapultepec donde se centraliza digitalmente) TODO lo que pasa en las pantallas de todas las UCR y los foros, en tiempo real; vía microondas.

Alguien, aparte de la producción, se habrá echado su taco de ojo y algo más desde la comodidad de su oficina.

Así es de divertida la vida cotidiana en la creación de sus telenovelas favoritas.

martes, 19 de agosto de 2014